Movimiento Animalista Cubano:

sobre el Decreto-Ley de Bienestar Animal

Propuestas al Ministerio de la Agricultura 

Acerca del sitio

En el marco de presentación del primer anteproyecto de Decreto-Ley de Bienestar Animal cubano, el cual debe ser aprobado antes de finales de año por el Consejo de Estado, en este sitio resumimos las propuestas que animalistas y protectores han venido realizando  sobre asuntos relacionados al maltrato y la crueldad hacia los animales sobre los que es necesario legislar para garantizar el bienestar y la protección de todos nuestros animales.

 

Estas recomendaciones no son ni con mucho exhaustivas, sino un resumen de los principales problemas, y de cómo la mayoría de la sociedad civil cubana piensa que deberían resolverse y regularse en los meses por venir.

Por Una Mejor Sociedad, Libre de Violencia

Cuba Contra El Maltrato Animal

Peticiones de los animalistas cubanos a incluir en el Decreto-Ley de Bienestar Animal en Cuba

¿Qué espera el movimiento animalista cubano del Decreto-Ley de Bienestar Animal?

Sobre las disposiciones generales y el marco institucional (Capítulos I y II):

  • Añadir a los objetivos, alcance, principios del Bienestar Animal en Cuba  que "Los animales son seres vivos sintientes, sujetos de los derechos emanados de las cinco libertades del bienestar animal", según lo recogido en le Declaración Universal del Bienestar Animal (DUBA).

  • Considerar como personas jurídicas, para promover y fomentar el bienestar animal, a las asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro que, con tales propósitos, ya existen en el país, entre ellas: PAC, CEDA y BAC. *Implica modificar el inciso d), artículo 8 de la Ley No. 54, que imposibilita la constitución de nuevas asociaciones o sociedades protectoras de animales en Cuba.

  • Disponer que los gobiernos provinciales y municipales deben ser asesorados y asistidos por las asociaciones, organizaciones, sociedades y grupos de protección de los animales en el desarrollo de políticas, normas y programas que garantizarán la protección y el bienestar y la tenencia responsable en cada uno de los territorios del país.

  • Considerar la creación de una entidad nacional como máxima responsable en la normalización de los procedimientos de Bienestar Animal en el territorio nacional, compuesta no solo por funcionarios designados del Minag, sino también por un equipo plural que incluya veterinarios, científicos, académicos, protectores de animales y miembros de la sociedad civil. Esta entidad promoverá y garantizará, fiscalizará y certificará los procedimientos de Bienestar Animal.

  • Crear una unidad especial de la PNR para enfrentar el zoocidio y el maltrato animal extremo, así como para recibir y dar curso a las quejas y denuncias que procedan a partir del establecimiento del Decreto-Ley. Estipular que sea deber de la PNR capacitar y especializar oficiales en materia de Protección y Bienestar Animal y crear las condiciones técnicas y operativas para el enfrentamiento de las infracciones previstas.

  • Crear un Departamento de la Defensa Civil dedicado a la protección de los animales ante situaciones de desastres y eventos meteorológicos potencialmente peligrosos.

  • Considerar para contravenciones por maltrato animal el abandono, la tenencia irresponsable, la caza furtiva, el maltrato a animales de trabajo (estos últimos cuando su grado, y no solo su reincidencia, lo merite).

  • Considerar como delitos los actos de violencia contra los animales donde se les infrinja daño físico deliberado. Específicamente, actos de tipo de zoofilia, zoosadismo, asesinato, peleas de perros, peleas de gallos, carreras de caballos. Los reincidentes en cualquier tipo de modalidad de maltrato deben ser sancionados con privación de libertad proporcional al acto cometido.

  • Adicionar al Código Penal, en su Libro II, un título que contenga los “delitos contra el medio ambiente”, incorporándose en él un capítulo que sancione el maltrato animal y el zoocidio y las reincidencias con penas privativas de libertad no inferiores a un año.

  • Valorar la aprobación de una Ley de Protección Animal teniendo en cuenta que Bienestar Animal y Protección Animal son dos conceptos diferentes, con propósitos también diferentes.

Sobre la atención veterinaria y el uso de medicamentos y productos veterinarios (Capítulo III):

  • Establecer la creación de cooperativas de servicios veterinarios (con prestaciones a domicilio incluidas), que complementen los servicios que brinda el Estado a través de sus clínicas.

  • Establecer la creación de un grupo empresarial encargado de comercializar medicamentos para animales a través de una red de farmacias creadas al efecto y bajo su administración.

  • Elaborar un código de ética por el que se riga la labor de los médicos y técnicos veterinarios.

Sobre los animales productivos y/o de trabajo (Capítulos IV y V):

  • Propietarios, poseedores y tenedores de animales productivos y/o de trabajo están obligados a:

  1. mantenerlos en buenas condiciones de salud, alimentación, higiene y herraje;

  2. permitirles descanso breve entre horas de jornadas, así como descanso prolongado en situaciones de enfermedad, agotamiento o deterioro físico;

  3. no emplearlos para el tiro de carruajes u otro trabajo intenso por más de seis horas diarias, siempre y cuando el equino esté apto físicamente para desempeñar esa labor, y minetras el carruaje o carreta y sus aditamentos estén correctamente diseñados y fabricados para el tiro animal;

  4. ofrecerles agua cada dos horas y alimentarlos un mínimo de dos veces al día;

  5. ofrecerles una hora de descanso después de cada comida y un baño después del trabajo;

  6. hacerlos usar monturas y arneses apropiados, que se ajusten cómodamente a los animales y no les causen daño ni lesiones;

  7. someterlos a inspecciones veterinarias trimestrales para certificar su buen estado de salud y poder renovar la licencia de trabajo;

  8. no utilizar yeguas y cabras para realizar trabajos fuertes. Suspenderles el trabajo al noveno mes de embarazo y hasta después del destete del potro, a los seis meses del parto;

  9. no emplearlos para actividades productivas o de tracción antes de alcanzar los 36 meses de edad;

  10. emplearlos para el trabajo después de los 20 años de edad;

  11. velar porque el peso mínimo de los caballos destinados para monta sea 350 kg; el de los destinados para carga y trabajo sea mayor de 500 kg; el de los destinados para tiro de coches ligeros sea mayor de 425 kg;

  12. prohibir que los coches y otros vehículos similares tirados por caballos excedan los 550 kg de carga y transporten más de ocho pasajeros.

  13. fijar un peso máximo de carga y tiro para las cabras y mulos que se usan para el trabajo acorde con lo definido por la OIE;

  14. garantizar que para la cría y producción de aves, cerdos y ganado vacuno se tengan en consideración el espacio de hábitat, el número máximo de animales por metro cuadrado para asegurarles sus movimientos necesarios, la temperatura, el acceso al agua, la luz, las condiciones sanitaria y el enriquecimiento ambiental;

  15. prohibir la cría y producción de animales en condiciones de estabulación.

Sobre los animales de compañía y el control de poblaciones callejeras (Capítulo VI):

  • Prohibir el sacrificio como métodos de control de la población de animales callejeros, tanto dentro como fuera de las instalaciones de Zoonosis. En su lugar:

  • Crear un programa nacional para el manejo de las poblaciones caninas y felinas en situación de calle, que pueda ser desarrollado en los municipios del país con la participación mancomunada de instituciones y personas naturales y jurícas comprometidas con el bienestar animal, que comprenda, entre otas acciones:

  1. la creación de un sistema de registro e identificación para los animales de compañía;

  2. la realización sistemática de campañas de esterilización de animales;

  3. la creación de centros municipales de acogida y adopción para los animales sin dueño; y

  4. la prohibición del comercio de perros y gatos.

  • Detener de manera inmediata las recogidas masivas del carro de Saneamiento Canino (alias "Zoonosis"), con excepción de las situaciones en las que realmente se tenga sospecha de rabia.

  • Permitir la creación (estatal, mixta o privada) de centros municipales de acogida y adopción que albergue animales, temporal o permanentemente, hasta su muerte natural o su entrega a un tenedor definitivo.

  • Considerar el concepto de animal comunitario, como parte de una conciliación con el departamento de Higiene y Epidemiología del MINSAP. Los gobiernos locales deberán trabajar con las organizaciones y las personas naturales en función de crear un plan de que garantice las condiciones de salud y bienestar de estos animales. Será imprescindible, para ello:

    • Modificar y actualizar los programas de vacunación contra la rabia. Realizar vacunaciones masivas y periódicas. Crear un sistema de identificación para los animales vacunados.

  • Construir y hacer funcionar bebederos (con flujo constante de agua fresca y limpia) en lugares públicos para la hidratación de los equinos que trabajan en las localidades, así como para los animales en situación de calle.

  • Disponer la recogida de los animales muertos que se encuentren en la vía o en lugares públicos.

  • Disponer de crematorios para la incineración de los animales muertos.

Sobre los animales utilizados en deportes, entretenimiento y exhibición (Capítulo VII):

  • Eliminar el uso de los animales en los circos.

  • Eliminar los minizoos en los municipios.

  • Disminuir los zoológicos provinciales y sólo mantener un mínimo de instalaciones de este tipo en el país.

  • Reformar los zoológicos provinciales, así como los acuariums y aviarios en santuarios de animales, entendidos como: aquellos lugares que, sin fines de lucro, utilidad o trabajo, y con el propósito de protegerlos, albergue principalmente animales silvestres o salvajes en cautiverio en condiciones que les permitan tener movilidad y desarrollar patrones de conducta similares a los de su hábitat natural, con contacto controlado y supervisado con el público.

  • Prohibir a los jardines zoológicos, aviarios, acuarios y otros centros donde vivan animales, la adquisición de nuevos ejemplares o especies silvestres provenientes de la caza, compra o extraídas de sus hábitats naturales, y la comercialización de las crías de los animales en cautiverio con destino a parques temáticos o instituciones que no estén dedicadas al estudio, la protección y la conservación de las especies. Se exceptúan aquellos animales silvestres que sean encontrados en peligro y que hayan sido rescatados por motivos de salud u otros en pro de su bienestar. Estos animales se mantendrán en cautiverio hasta su recuperación y posterior devolución a su ambiente natural.

  • Prohibir, de manera INMEDIATA y SIN CONCESIONES de ninguna índole, el enfrentamiento legal o no entre todo tipo de animales (incluyendo perros, gallos, tomeguines, peces peleadores o cualquier otro animal que por su conducta natural o debido a la cría selectiva puedan ser propensos al litigio). Dejar explícito que las corridas de toros están prohibidas en territorio cubano.

  • Prohibir la comercialización y exportación de gallos de lidia.

  • Prohibir las competencias donde se realicen carreras, saltos y pruebas de habilidades, que no constituyan disciplinas deportivas reconocidas por las instituciones internacionales competentes, así como prohibir los rodeos legales e ilegales por constituir una actividad generadora de maltrato y vejación hacia los animales.

  • Prohibir la tenencia de animales silvestres en centro de recreación y turísticos, excepto en los que sean parte de santuarios o zonas de conservación, así como prohibir cualquier clase de actividades y espectáculos, privados o públicos con animales.

  • Prohibir la caza deportiva y toda actividad tendiente a la captura, mutilación, ensañamiento, confinamiento y muerte de animales silvestres y cualquier otro.

  • Prohibir los cotos de caza para el turismo, los cuales deben ser convertidos en santuarios.

  • Prohibir que los animales que actualmente habitan o se exhiben en zoológicos, acuarios, aviarios, parques, parques temáticos, jardines y cualquier otro sitio público o privado sean molestados.

  • Prohibir la interacción con animales en los sitios antes mencionados, así como las actividades de entretenimiento en estos centros que involucran la manipulación de animales.

  • Prohibir el maltrato, daño o la muerte de animales en cualquier clase de espectáculos, show, reales o de ficción, y en exposiciones de arte.

  • Controlar el uso de animales en videos, películas y programas de TV, el cual debe  ser supervisado y previamente aprobado por comisiones de ética.

  • Prohibir el cautiverio de la especie Orcinus orca y de cetáceos misticetos en instalaciones con fines recreativos, educativos, investigativos o de cualquier otra índole.

 

Sobre los animales en la experimentación (Capítulo VIII):

  • Toda entidad que disponga de animales destinados a la investigación científica está obligada a constituir un Comité de Ética que garantice el cumplimiento de los procedimientos de Bienestar Animal establecidos para los experimentos.

  • Disponer que los Comité de Ética que evalúen proyectos donde se requiera experimentación con animales tengan que estar compuestos por miembros de la sociedad civil no relacionados con la actividad científica.

  • Disponer que los Comités de Éticas que evalúen proyectos queden obligados a demandar una justificación exhaustiva y clara de la cantidad de animales necesarios y el tipo de especie a ser usado en cada estudio.

  • Crear normas para regular el uso de animales, a partir del empleo de técnicas que reemplacen su uso, reduzcan su cantidad y refinen los métodos de manejo actuales para disminuir el dolor, el malestar de los animales y garantizar su enriquecimiento ambiental en condiciones de laboratorio. 

Sobre el uso de animales en la educación (Capítulo IX):

  • Prohibir la práctica de la vivisección.

Sobre la comercialización de animales vivos (Capítulo X):

  • Prohibir la comercialización de animales de compañía y de crías, como pollitos, pichones de aves y jicoteas. (Se exceptúa de esta disposición a los criadores de animales de raza registrados en el Ministerio de la Agricultura o en las asociaciones cubanas reconocidas nacional e internacionalmente, cuyas actividades no tienen un fin comercial sino recreativo-cultural).

  • Establecer impuestos elevados por la compra-venta de perros y gatos de raza.

Sobre el sacrificio de animales (Capítulo XII):

  • Suspender de manera inmediata el uso de la estricnina para el sacrificio de  animales. Se recomienda, em su lugar, el uso sobredosis de anéstesico (por ser de efecto rápido y producir un malestar mínimo).

  • Prohibir dar muerte a un animal, excepto en las siguientes circunstancias:

  1. para poner fin a sufrimientos ocasionados por accidentes graves, enfermedad o por motivos de fuerza mayor, mediante eutanasia efectuada y recomendada por un médico veterinario calificado;

  2. cuando correspondiere, en virtud de las actividades productivas, comerciales o industriales, y según las disposiciones normativas en materia de sanidad animal, o de experimentación científica, empleando procederes humanitarios;

  3. cuando el animal represente una amenaza o peligro grave y cierto para las personas u otros animales, previa evaluación y determinación de la entidad nacional máxima responsable en la normalización de los procedimientos de Bienestar Animal, y según lo estipulado en el Decreto-Ley, empleando procederes humanitarios; y

  4. para evitar o paliar situaciones epidémicas o de emergencia sanitaria de fuerza mayor, según las disposiciones normativas en materia de sanidad animal, empleando procederes humanitarios.

  • Establecer que el sacrificio de los animales destinados a la alimentación se realice mediante métodos que no les causen dolor ni estrés, observando las regulaciones internacionales actualizadas en la materia.

  • Prohibir dar muerte a un animal por cualquier medio que le ocasione sufrimientos, estrés o agonía.

  • Prohibir dar muerte a un animal o grupo de animales como método de control de las poblaciones caninas y felinas en situación de calle.

  • Prohibir sacrificar a un animal gestante o en proceso de lactancia, a menos que esté seria, irreversible y mortalmente enfermo.

  • Prohibir el sacrificio de un animal por no cumplir con los estándares de su raza, o por haber sido retirado del deporte, de la cría o de la exposición, cuando de ello se trate.

  • Prohibir el sacrificio de perros y gatos para la alimentación humana o animal.

  • Crear regulaciones al sacrificio de animales por motivos religiosos que controlen el manejo ético y humanitario durante su transportación, manejo y sacrificio. Dichas regulaciones deben también normar la ejecución del sacrificio la cual debe realizarse:

  1. utilizando una hoja de cuchillo bien afilada para producir un corte único, rápido y efectivo; 

  2. realizando aturdimiento del animal posterior al corte de la garganta si el animal no ha perdido la consciencia 40 segundos posteriores al corte, para lo cual siempre debe estar presente un veterinario en cada ritual de sacrificio;

  3. prohibir el sacrificio de perros y gatos para rituales, por ir en contra de la cultura del país;

  4. contemplar como delito la decapitación, la mutilación y el descuere de animales;

  5. prohibir la disposición de ofrendas y desechos religiosos en lugares públicos.

Sobre la eutanasia (Capítulo XIII):

  • Establecer que la eutanasia de un animal sólo pueda realizarla un médico veterinario calificado, y únicamente para poner fin a sufrimientos producidos por vejez extrema, lesión grave, enfermedad incurable o cualquier otra causa física irreversible, siempre que esté autorizado por su tenedor.

Sobre las contravenciones (Capítulo XIV):

  • Las infracciones a las disposiciones del Decreto-Ley deberán ser tratadas a través de:

  1. advertencias;

  2. multas;

  3. confiscación de los animales;

  4. cancelación o suspensión de autorizaciones, permisos o licencias;

  5. prohibición temporal o definitiva de tenencia de animales.

  • Se deberá considerar circunstancias agravantes si lo hechos se cometieran:

  1. de forma reincidente;

  2. contra un animal en estado de gestación;

  3. contra las crías de un animal;

  4. contra animales discapacitados, enfermos o viejos;

  5. con impulso de brutal ferocidad o brutalidad;

  6. torturando al animal y causándole un sufrimiento prolongado;

  7. delante de menores de edad;

  8. por un maestro, un policía o un funcionario público;

  9. contra el animal de otra persona.

  • Se deberá multar o separar del puesto de trabajo a los funcionarios públicos encargados de poner en práctica y hacer cumplir lo que en el Decreto-Ley se establezca, en caso de que ellos mismos incurran en el incumplimiento.

Sobre otros asuntos de interés:

  • Procurar, en el ámbito de la educación:

  1. incorporar las asignaturas Etología y Bienestar Animal a los programas de estudios de pregrado y posgrado en aquellas profesiones que, por su naturaleza, estén relacionadas con animales;

  2. establecer la incorporación en la enseñanza primaria de la materia Protección y Bienestar Animal, impartida de manera preferencial por especialistas (como biólogos, etólogos, ambientalistas y otros profesionales verdaderamente comprometidos con este asunto;

  3. incorporar la asignatura de Derecho Animal en las carreras relacionadas directamente con los animales (como la Medicina Veterinaria, la Biología y otras afines), y en la licenciatura en Derecho;

  4. realizar y promover programas de formación e información sobre la protección y el bienestar de los animales y su tenencia responsable, dirigidos a los habitantes locales.

  • Prohibir y castigar:

  1. la mutilación de un animal por razones estéticas o de cualquier otra índole, que no sea estrictamente médica;

  2. la castración o esterilización de un animal sin anestesia;

  3. el sexo con animales;

  4. el uso de animales para la práctica de tiro al blanco;

  5. la cría, la hibridación, el adiestramiento o cualquier manipulación genética de animales con el propósito de aumentar su peligrosidad o su rendimiento, al punto de provocarles deformidades, angustia y dolor;

  6. la reproducción de animales enfermos o con defectos hereditarios;

  7. la creación, importación, crianza o desarrollo de razas de animales y de animales de raza con rasgos deformados que hagan difícil o estresante su vida y su desempeño natural;

  8. ofrecer a los animales cualquier tipo de alimento u objeto cuya ingestión pueda causarles malestar, enfermedad o muerte;

  9. alimentar animales con otros animales vivos, con excepción de las especies que, por sus particularidades, necesiten hacerlo de ese modo como medio de supervivencia;

  10. la tenencia de animales por aquellas personas que, a juicio de las autoridades competentes, estén incapacitadas para su buen mantenimiento;

  11. el secuestro, robo y tráfico de animales;

  12. la pesca de y la caza de especies amenazadas o en peligro de extinción;

  13. la importación, producción y comercialización de foie gras o cualquier otro alimento o producto de origen animal obtenido con métodos de alimentación forzada, mutilaciones, alteraciones genéticas o confinamiento abusivo.

Cuba Contra el Maltrato Animal. Por una sociedad sin violencia

Cuba Contra el Maltrato Animal. Por una sociedad sin violencia

Cuba Contra el Maltrato Animal. Por una sociedad sin violencia

Cuba Contra el Maltrato Animal. Por una sociedad sin violencia

Una mirada al maltrato animal en Cuba